Ángel Nozal vuelve a proponer la rehabilitación del cortijo de la entrada del camino de Coín para darle un uso público

Posted on 21 mayo, 2018 Under Noticias
  • Una oficina de turismo o un museo de artes y costumbres del pasado agrícola de Las Lagunas son algunas de las propuestas del candidato popular a la Alcaldía
  • Nozal y su equipo ya propiciaron la rehabilitación de varios edificios antiguos para ofrecer un uso público, como el CAC Mijas, el lagar don Elías o las casas de los maestros del Pueblo

Mijas, 21 de mayo de 2018. El presidente del Partido Popular de Mijas, Ángel Nozal, ha avanzado que seguirá apostando por la rehabilitación de edificios antiguos de especial relevancia y valía históricas para darles un uso público. Es el caso del cortijo que se sitúa en el entorno de la glorieta Islas Marianas, en la entrada al camino de Coín –conocido también como el de Los Limones-, que lleva años abandonado y por el que el candidato a la Alcaldía mijeña apuesta por poner en valor para que sea útil a los vecinos y visitantes del municipio.

“Podría ser una sede de la oficina de turismo municipal o un museo de artes y costumbres populares del pasado agrícola de Las Lagunas; o lo que decidamos entre todos los vecinos de Mijas. Si se ha mantenido ahí tanto tiempo, en un punto tan estratégico y de crecimiento, como es el camino de Coín, merece ser conservado y que tenga una actividad que beneficie a todos los vecinos”, manifestó.

Así, pese a que el tripartito que detenta actualmente el gobierno municipal no parece muy por la labor de conservarlo, Nozal aseguró que, si vuelve a la Alcaldía, hará lo posible por recuperar esta edificación típicamente andaluza.

No en vano, ya hizo lo propio con otros edificios, como el actual Centro de Arte Contemporáneo de Mijas (CACMijas), las antiguas casas de los maestros donde hoy se alza la sede de la Asociación de Familiares de enfermos de Alzheimer de Mijas, el antiguo lagar don Elías en el que hoy se encuentra la sede de algunas asociaciones y se organizan multitud de eventos de calado social y cultural o el molino de la harina, entre otros.

“Ya lo hicimos en otros casos y se trata de hacer lo mismo en este caso y en otras edificaciones, que como esta, pueden ofrecer un activo público a nuestros vecinos y visitantes”, explicó Ángel Nozal.