Servicios Operativos acomete tareas de mantenimiento en la senda litoral para preservarla de las inclemencias del tiempo

Posted on 11 abril, 2016 Under Noticias

Tres grupos de pintores de este departamento le están aplicando un barniz especial al agua a toda la pasarela de madera para evitar que la humedad, el marismo y el calor deterioren esta importante infraestructura turística

 

Mijas, 11 de abril de 2016.- La concejal de Playas, Lourdes Burgos, ha estado hoy junto con el coordinador de los Servicios Operativos, Daniel Gómez, supervisando las labores de mantenimiento que se están llevando a cabo en la senda litoral. El objetivo de estos trabajos es preservarla de las inclemencias del tiempo, ya que se trata de una infraestructura turística muy importante hecha en madera y que está sometida al intenso calor veraniego, la humedad y el marismo así como a los múltiples temporales que se dan cita en la costa mijeña durante todo el año.

 

“La senda litoral es uno de nuestros recursos turísticos más valiosos. Es nuestra particular joya de la corona. Por eso, tenemos que tener especial cuidado y celo a la hora de cuidarla para que esté en perfecto estado y se pueda disfrutar por parte de todos los vecinos y visitantes durante muchos años”, explicó la edil.

 

De esta forma, los trabajos consisten en la limpieza y lijado de la madera así como en la aplicación de un barniz especial al agua en toda la pasarela y barandillas de madera de sus cinco kilómetros de actual trazado. Asimismo, se están revisando y apretando aquellos todos los tornillos de la estructura de la misma para reforzar la seguridad de la misma.

 

Igualmente, Gómez aseguró que este producto hará “la madera de la senda más resistente” a las distintas condiciones climatológicas a las que está expuesta esta infraestructura. Esta operación se repetirá, como apuntó, dos veces al año, “antes de que comience la temporada de máxima afluencia de visitantes y cuando ésta finalice”.

 

Los cerca de seis kilómetros de senda litoral que hay ahora en Mijas fueron financiados por la Diputación de Málaga, que invirtió dos millones para poder hacerla realidad. En la actualidad, queda pendiente, un tramo de cerca de un kilómetro de longitud que une las playas de Riviera y Calahonda, y cuya construcción corresponde al Consorcio Qualifica.