El PP exige a Albert Rivera que actúe en Mijas de la misma forma en que lo ha hecho en Torremolinos con el caso cuñado

Posted on 25 Julio, 2016 Under Noticias

El pasado mes de abril, la formación naranja expulsó de militancia a uno de sus ediles en Torremolinos por enchufar a su cuñado en una empresa municipal de la localidad costasoleña

Ahora la historia se repite en Mijas, sólo que la cuñada agraciada, en este caso, ha sido colocada como cargo confianza con un sueldo de 50.000 euros brutos anuales


Mijas, 25 de julio de 2016.
Por la forma en que están actuando sus dirigentes en la Costa del Sol, ser cuñado de alguien de Ciudadanos puede ser una ventaja a la hora de encontrar trabajo. Y es que la relación entre los cuñados, los enchufes en la administración y la formación naranja no es una novedad en Mijas. El pasado mes de abril, la dirección nacional de Ciudadanos expulsó a uno de sus concejales en el Ayuntamiento de Torremolinos por recomendar a su cuñado para un puesto de trabajo en una empresa municipal. Por eso, el Partido Popular de Mijas considera que si la formación que dirige Albert Rivera tomó esta determinación por el mero hecho de entregar un curriculum, al menos, debe hacer lo mismo en Mijas con el concejal Andrés Ruiz, que ha enchufado a su cuñada como cargo de confianza en el Consistorio a razón de 50.000 euros anuales.

 

Los populares mijeños denunciaron el pasado viernes este hecho y expusieron el decreto de nombramiento por el que la cuñada del número dos de C’s Mijas lleva trabajando en el Consistorio como asesora municipal desde el pasado 4 de julio. En este sentido, es importante recordar que el PP no critica la contratación de cargos de confianza, sino más bien el burdo engaño electoral que viene repitiendo Ciudadanos en Mijas desde que Juan Carlos Maldonado (ex PSOE) okupa el sillón de la Alcaldía mijeña.

 

Cabe recordar que el ex socialista concurrió a las pasadas elecciones municipales comprometiéndose a no contar con esta figura para desarrollar su acción de gobierno, centrada, según su falso discurso habitual, en la regeneración y la ejemplaridad. Tanto es así, que en reiteradas ocasiones llegó a sostener públicamente que podía gobernar perfectamente con la única ayuda de sus cuatro compañeros de partido y los 800 trabajadores municipales.

Sin embargo, a medida que pasó la investidura, comenzó a contratar cargos de confianza paulatinamente y sin ruborizarse por tan magno engaño a la ciudadanía hasta llegar a los cinco actuales, tantos como concejales tiene Ciudadanos en el Pleno mijeño. La última de ellos, precisamente, la susodicha cuñada de su número dos, que además concurrió a las últimas elecciones municipales como número siete por el partido naranja..

 

Por todo ello, el PP considera que la única opción que tiene el partido Ciudadanos es tomar la misma determinación que ha empleado en Torremolinos, es decir, expulsar al responsable de este escándalo, que no es otro que Juan Carlos Maldonado. De otra forma, la formación naranja estaría mandando un mensaje contradictorio a sus votantes, militantes y cargos públicos –en especial a los de Torremolinos- así como a cualquier persona con edad y capacidad para ejercer el voto en nuestro país.