El PP denuncia que Ciudadanos está dejando morir cientos de árboles en La Cala afectados por el hongo oidio

Posted on 13 julio, 2016 Under Noticias

La falta de previsión y la lentitud habituales del concejal de Parques y Contratación de Ciudadanos está originando una importante plaga de este parásito en varios puntos de La Cala

Los populares alertan también de la existencia de plagas de picudo rojo en las palmeras de urbanizaciones como Cerros del Águila, El Faro, Riviera del Sol y Calahonda


Mijas, 13 de julio de 2016.
En pocos meses, Ciudadanos está consiguiendo su principal objetivo: acabar con el excelente legado que dejó Ángel Nozal y el PP en Mijas. Lo malo de todo esto es que los principales perjudicados son los vecinos del municipio, y en el caso que hoy nos ocupa, la flora municipal urbana. Los concejales del Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento mijeño, Silvia Marín y José Manuel Muñoz, han denunciado hoy la falta de previsión y diligencia del edil de Parques y Jardines y Contratación de Ciudadanos, José Carlos Martín, a la hora de actuar contra el hongo oidio que han afectado a varios árboles de La Cala.

“Venimos observando desde hace un tiempo que algunos árboles estaban infectados. Pero ha pasado el tiempo, el concejal no ha contratado ningún tipo de tratamiento, y lo que en principio era un problema localizado ya se ha convertido en una plaga irreversible. Van a morir cientos de árboles como no se haga nada pronto. Exigimos al concejal que deje de hacerse fotitos, de defender sólo los intereses de Ciutadans y que se ponga a trabajar de una vez por Mijas”, señaló Marín.

 

El hongo, también conocido como ceniza o moho blanco, está muy extendido ya por los plátanos de sombra de la avenida Mare Nostrum, el bulevar de La Cala y en la calle Reina Fabiola. De hecho, en algunos casos, según han podido saber los populares por medio los vecinos de la zona, se han sustituido varios ejemplares fulminados por este mal.

 

“Yo he sido concejal de Parques y Jardines y estas cosas también pasaban antes. La diferencia es que los concejales del PP sí trabajábamos de verdad y estábamos todos los días recorriendo las calles en contacto con los vecinos para conocer los problemas reales. Esto no ocurre ahora y por eso pasan cosas como éstas, que hay árboles infectados, no se enteran y los dejan morir”, explicó José Manuel Muñoz.

 

En este sentido, el representante popular recordó que cuando era responsable de Parques y Jardines “teníamos actuaciones preventivas y si había infecciones se actuaba con máxima urgencia junto con el departamento de Contratación” para comprar los tratamientos necesarios o contratar a empresas especializadas en la aplicación de los productos pertinentes para acabar con las posibles plagas.

 

 

Picudo rojo

Ejemplo de esta clase de actuaciones son las que se llevaron a cabo desde 2011 con el temido y devastador picudo rojo. Y es que durante los cuatro años de mandato popular y a consecuencia de la dejadez del equipo de gobierno del PSOE, ya hubo que talar más de 500 palmeras en todo el municipio aquejadas de este mal a fin de impedir la propagación de este dañino insecto.

 

“Pero ahora estamos volviendo a esa misma situación caótica que nos dejó el PSOE, ya que los actuales gobernantes de Ciudadanos tampoco están haciendo nada para eliminar los nuevos brotes de picudo que muchos vecinos de urbanizaciones nos están refiriendo”, manifestó el vocal del PP de Mijas, Daniel Gómez.

 

Así por ejemplo se han localizado varias palmeras infectadas en las urbanizaciones que se reparten por todo el litoral mijeño, “desde Cerros del Águila hasta Calahonda Royale”. Igualmente, las palmeras municipales no han sido sometidas a ningún tipo de tratamiento desde el pasado 15 de noviembre, “por lo que con las altas temperaturas que estamos teniendo estos días y sin ningún tratamiento que las mitigue, los picudos están campando a sus anchas por toda Mijas”.

 

Por ello, los populares reclaman un plan de choque para exterminar este molesto xilófago que acaba en pocos días con la vida de decenas de palmeras.